miércoles, 18 de enero de 2017

Postales desde el “triángulo minero”

Hace unos cuantos días hicimos un "viajecito" desde Managua hasta el poblado minero Rosita, ubicado en la Región Autónoma del Caribe Norte. Por si tiene interés en visitar aquella zona, voy a contarle algunas experiencias que le serán útiles.

Vista de viviendas de pobladores miskitos. Las viviendas no se construyen directamente sobre el suelo para evitar la humedad permanente por las lluvias constantes en la zona. Se construyen exclusivamente de madera y se techan con palma; aunque actualmente se recurre a la hoja de zinc. Dentro de la vivienda no es usual utilizar calzado – para evitar el lodo y la humedad – por lo que se acostumbra dejarlo sobre la escalera de acceso.


Rosita, junto a los poblados mineros Siuna y Bonanza, constituyen lo que se conoce como el “Triángulo minero” de Nicaragua; sus minas ricas en oro y otros metales, se explotan desde inicios del siglo pasado.

Desde 1906 fue un sitio minero que fue pasando de mano en mano de distintas compañías mineras extranjeras; junto a esas actividades se fue desarrollando un pequeño poblado de trabajadores y sus familias, conocido como Santa Rita; ahora se ha convertido en un poblado de calles revestidas con hoteles, restaurantes y otros sitios, que poco a poco se van preparando.

Como no soy ecólogo, es probable que me equivoque, pero me parece que este es un gallego café (Basiliscus vittatus); vive cerca del agua, y las membranas de sus patas traseras le permiten “correr” sobre el agua. Lo encontramos sobre el camino hacia Rosita; en realidad el tronco estaba en forma vertical, pero rotamos la imagen para que pudieran apreciarlo de mejor manera.


¿Preparando para qué? Bueno, el poblado está a 386 kilómetros de Managua, pero la carretera, revestida con concreto hidráulico, está en construcción y ya llega hasta Mulukukú, por lo que todavía quedan cerca de 120 kilómetros de carretera sólo cubierta con macadán. Simplemente, el poblado se prepara, porque en unos cuantos años estará completamente conectado por una buena carretera al resto del país.

Nosotros salimos de Managua a eso de las 6:00 de la mañana – no pudimos salir antes – y llegamos a Rosita hasta las 4:30 de la tarde ¡Y solo nos detuvimos para estirarnos un poco, que el conductor descansara los brazos, y para un café a toda prisa! Cerca de 10 horas de viaje; eso aleja toda posibilidad de desarrollo turístico.

¡Ah!, pero cuando la carretera esté terminada – este proyecto de conexión con el Caribe, incluye Puerto Cabezas y Waspán – se abrirá todo un nuevo mundo de atractivos, para los turistas que adoran la fauna y otros recursos naturales; también para quienes se enfocan en los recursos culturales.

Este es el río Prinzapolka, en su curso medio, visto desde el puente de Tadasna (En el letrero anotaron Tadazna); éste es un pequeño poblado ubicado sobre la carretera Mulukukú – Siuna. El Prinzapolka nace unos 18 kilómetros río arriba de este puente, producto de la unión de los ríos Wani y Ulí, que nacen en el corazón de BOSAWAS. Desde donde tomamos la foto, hasta su desembocadura todavía le falta mucho que recorrer porque su longitud total es de 245 kilómetros.


Acceso a los grandes ríos, Tuma, Lisawé, Prinzapolka, Yaoya, Banacruz, Bambana y Kukalaya. Cada uno de estos cursos tiene su propia personalidad, sus saltos, remansos, tablazos; sus bosques ribereños de bambú americano, doblados, reverenciando las corrientes; su fauna exótica y esquiva, etc.

Acceso a las grandes reservas de bosques que aún superviven, Cerro Santa Cruz y, un poco más al norte, Cerro Cola Blanca. Además de facilitar el acceso a la Reserva Natural BOSAWAS, desde su flanco sur.

Viajar en un vehículo propio es largo y cansado; pero viajar en vehículo colectivo es asunto de dos o más días. Sin embargo, los viajeros usualmente duermen en el trayecto y bajan a comer en sitios o paradores ya conocidos. Por eso no es extraño encontrarse con estos vehículos a cualquier hora del día o la noche. Este bus lo encontramos en la comunidad Okonwas, cerca de Rosita, pero iba desde Managua hasta Waspán ¡632 kilómetros de recorrido!


Acceso a la renovada cultura de los pueblos originarios, Mayangnas y Mískitos; ambos de presunta filiación Chibcha. En el municipio de Rosita se encontrará con el territorio indígena Twahka Takalbana, del pueblo Mayangna; cuyo poblado principal es Wasaking, ubicado en la margen norte del río Bambana, vena y arteria de esta cultura. A partir del río Kukalaya, ya en términos del municipio de Puerto Cabezas, encontrará el territorio indígena Tasba Pri, de filiación Mískita, y sus poblados principales, Kukalaya y Sahsa.


En resumen, recomendamos a los operadores turísticos, de la zona y del resto del país, que se preparen, para ir tomando posición en primera fila para aprovechar esos atractivos.

lunes, 16 de enero de 2017

Rubén Darío: 150 años de su natalicio

El viernes 18 de enero de 1867 nació en Metapa, actual Ciudad Darío, el Príncipe de las letras castellanas, Félix Rubén García Sarmiento: nuestro Rubén Darío. Este próximo miércoles 18 de enero del 2017, se cumplen 150 años de esa fecha memorable para la nacionalidad nicaragüense, para los hablantes de la lengua de Cervantes y para la cultura mundial.

Sala de la casa natal de Rubén Darío, en Ciudad Darío


Queremos recordar esa fecha con un poema, que ya hemos publicado antes; el que está enmarcado con la foto de la sala de la casa donde nació, en Ciudad Darío.

Les invitamos a asistir a las festividades programadas para este año 2017. En Ciudad Darío las festividades iniciaron desde el pasado 13 de enero. En León inicia este próximo miércoles, 18 de enero, el XV Simposio Internacional Rubén Darío. El programa de este simposio se puede consultar en Facebook https://www.facebook.com/simposiodariano/

El león que llora resguarda la tumba de Rubén Darío, en la Catedral de León



jueves, 12 de enero de 2017

Diriamba, San Sebastián y El Güegüense, 2017

Este próximo martes 17 de enero, a las 4 de la mañana, con una alegre diana inician oficialmente las fiestas patronales en honor a San Sebastián, en la ciudad de Diriamba. Y no se las puede perder.

Imagen de danzantes del Toro Huaco, Diriamba.

Para los creyentes, San Sebastián Mártir es una de las figuras más veneradas del santoral católico: fue un soldado romano, al cual el propio emperador romano Diocleciano, lo nombró jefe de un grupo de la guardia pretoriana, que garantizaba la seguridad personal del emperador. Pero San Sebastián predicaba el catolicismo entre sus compañeros militares.

Siendo descubierto, se le condenó a muerte, fue llevado a un estadio en donde fue desnudado por los soldados, atado a un poste, y después le lanzaron una lluvia de flechas. Lo dieron por muerto y lo abandonaron; pero logró sobrevivir y después de curadas sus heridas, se presentó ante el emperador para reprocharle su conducta; nuevamente fue condenado a morir, azotado, pero nunca renegó de su fe, muriendo en el año 288. Por eso se le considera un santo mártir.

Para los nicaragüenses y visitantes, las fiestas patronales de Diriamba representan una oportunidad única de ver la presentación tradicional de la obra teatral El Güegüense. En esta obra, también conocida como “Macho ratón”, se combina la danza con el teatro para expresar la resistencia indígena contra las autoridades españolas.

Imagen de danzantes del Toro Huaco, Diriamba.

Gira en torno a la figura del Güegüense, el resto de los personajes son sus dos hijos; las autoridades españolas, representadas principalmente por el Gobernador  Tastuanes; las mujeres que acompañan a las autoridades, entre ellas doña Suche Malinche; y los machos. El personaje central es un viejo que se burla de las autoridades utilizando un lenguaje de doble sentido y haciéndose el sordo (sólo oye lo que le conviene y confunde adrede las palabras para dar otro sentido a sus afirmaciones).

La palabra “Huehue”, en lengua nahua significa “Viejo”. La palabra “Tastuanes” se deriva del antiguo nombre indígena dado a los gobernantes o caciques de los pueblos, a los que se les llamaba Tlatoani. Se desconoce la fecha exacta de aparición de la obra, pero su origen se ubica a finales del siglo XVII e inicios del XVIII; en otras palabras, cerca del año 1700. La obra originalmente está escrita en una mezcla del nahua (lengua indígena, emparentada con el Náhuatl de los Aztecas) y español de la época colonial.

Por eso, El Güegüense fue proclamado en 2005 e inscrito en el año 2008, como parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Para darnos una idea, hasta el año 2016, en todo el mundo se habían proclamado un total de 382 bienes inmateriales, como danzas, teatros, fiestas, ritos, etc., de los cuales, el Güegüense es el número 308. En la declaración oficial de la UNESCO, se afirma que esta obra es una Fuerte expresión de protesta contra el dominio colonial, El Güegüense es un drama satírico bien conocido en toda Nicaragua. Se realiza durante la fiesta de San Sebastián, patrono de la ciudad de Diriamba, en la provincia de Carazo, en Nicaragua.  

El calendario de las actividades para este año 2017 es el siguiente: martes 17 de enero, diana (4 am), misa (8 am), repartición de chicha de jengibre y cajetas (10 am), repartición de comida (12 m), misa (5 pm) y procesión a la comunidad San Antonio (5 pm). Miércoles 18 de enero, misa (8 am), desfile de carretas (9 am), repartición de nacatamales (10 am), repartición de comida (12 m), misa (5 pm).

Siguen las actividades el jueves 19 de enero, misa y salida hacia el tope con Santiago y San Marcos (10 am), repartición de comida (12 m), tope en Dolores de las tres imágenes (12 m), repartición de buñuelos (4 pm), juego de pólvora frente a la iglesia (8 pm), y serenata (11 pm). El viernes 20 de enero, misa presidida por Monseñor Leopoldo Brenes (10 am), procesión por las calles de Diriamba (12 m), repartición de picadillo (1 pm). Durante cada uno de estos cuatro días habrá fiesta danzante por la noche.

Al realizar el recorrido hacia el tope de los santos, el 19 de enero, les acompañarán los bailes del Toro Huaco, El Güegüense, El Gigante, Las Inditas, y El Viejo y la Vieja; igualmente el viernes 20 de enero.

Los buses para Diriamba salen desde la UCA y desde el Mercado Israel Lewites. Si va en vehículo propio, sólo debe tomar la carretera sur, pasando por Monte Tabor, El Crucero y finalmente, a 42 kilómetros de Managua llega a Diriamba. El precio del pasaje en microbús ronda actualmente los 30 Córdobas (USD 1).


Así que no deje de ir, porque si se lo pierde, será hasta el próximo año. Por lo pronto sólo tenemos que decirle lo mismo que el Güegüense le dice al Gobernador Tastuanes: “Matateco Dio mispiales” (Le ruego a Dios que lo proteja).

martes, 2 de agosto de 2016

HERVIDEROS DE SAN JACINTO

Nicaragua es la tierra de lagos y volcanes: si eso de escalar volcanes no va con Usted, no tiene porqué perderse la fascinante historia geológica de nuestro país.

Primer plano de un "hervidero"

Al pie del complejo volcánico, compuesto por los volcanes Telica y Santa Clara, la cercanía del magma hace que brote de la tierra lodo caliente con un alto contenido de azufre y otros compuestos químicos.

¿Y sabe qué? Ahora a ese lodo volcánico se le han encontrado diversos usos para la piel – en la red puede encontrar abundante información –. Pero le recomendamos tomar precauciones, sobre todo informarse bien, antes de tomar la decisión de usarlo. Aunque la verdad es que entre los visitantes a los hervideros hay quienes llegan expresamente a comprar ese barro o lodo volcánico.

Venta de barro volcánico y otras menudencias

Volviendo al tema de los hervideros, hace más de cinco años escribimos un artículo (16/marzo/2011) sobre este mismo lugar; y ahora que regresamos vemos que ha cambiado sobre todo en la infraestructura y algunos servicios que se ofrecen; incluyendo la venta de lodo volcánico.

Pero sin lugar a dudas, su principal atractivo – que son los hervideros – siguen funcionando cabalmente, tal como lo dictan las leyes geológicas. El encuentro del agua que se infiltra en el subsuelo con el magma, produce corrientes de lodo caliente ascendentes que se abren paso entre las grietas, formando pequeños cráteres llamados “hervideros”.

El volcán Santa Clara, sirve de marco al campo de "hervideros"

Una cuestión muy importante que siempre le recordamos es que contrate guía para recorrer el pequeño campo de hervideros. En la caseta de la entrada Usted paga C$ 10 si es nacional y USD 2 si es extranjero; pero debe contratar por aparte a alguien que lo guíe, por lo general algún joven. Si no hay guías disponibles en el momento, mejor espere. Si lleva niños debe llevarlos agarraditos de la mano, y debe seguir al pie de la letra las recomendaciones sobre el recorrido.

Entrada al pueblo de San Jacinto: aquel arco naranja del fondo es la entrada a los "hervideros"

Para llegar tiene que ir a la ciudad de León y seguir la carretera que va para Chinandega (norte de la ciudad), continúe siguiendo esta carretera – es la misma que le lleva a Honduras por la ruta El Guasaule – hasta llegar al empalme de la ANSCA, que es en el kilómetro 102; ahí doble a la derecha, hacia San Isidro y recorrerá unos 12.5 kilómetros hasta llegar a San Jacinto.


Si va en bus, debe viajar hasta León y ahí tomar el bus para San Isidro en la misma terminal de León en el barrio El Coyolar; en este bus debe pedir al conductor o al ayudante que lo bajen en San Jacinto. La bolsa de barro, como de un kilo me parece que costaba C$ 20; pero recuerde nuestra recomendación al usarlo.

jueves, 14 de julio de 2016

Lo difícil de esta foto

Caminando en la penumbra de la madrugada, a eso de las cinco de la mañana, comenzamos a adivinar - entre las copas de los árboles - una silueta imponente. Siempre esquiva, saliendo brevemente para ocultarse por largos trechos del camino, poco a poco comenzamos a descubrir la mole del volcán San Cristóbal (1,745 msnm).

Así nos amaneció, entre los árboles del volcán Casitas, y caminando sin parar; en esta situación apenas divisamos la cumbre del volcán San Cristóbal entre la fronda.

Habíamos salido, antes de las cinco de la madrugada, de la hacienda Apastepe, en la falda del volcán Casitas (1,405 msnm), hasta donde habíamos llegado más temprano desde Chichigalpa. Después de pasar una extensa plantación de frondosos aguacates, penetramos en el bosque que cubre la vertiente suroeste del Casitas; y de pronto en una vuelta del camino, con los primeros rayos de sol: la mejor vista del cráter del volcán más alto de Nicaragua.

Lo malo era que había mucho contraste entre las sombras imperantes aún y el suave brillo de las arenas enrojecidas del volcán; además las amplias copas sólo dejaban ver retazos de su figura, y no había manera de sacarle una buena foto. Las opciones que se nos plantearon fueron: regresarnos varios kilómetros de camino y desandar lo andado para buscar un lugar “más pelado”, sin árboles. Continuar caminando y confiar en la suerte de encontrar más adelante un lugar idóneo, con menos árboles, lo que nos pareció menos posible, porque a medida que avanzamos el bosque tropical se cerraba más sobre nuestras cabezas.

La tercera opción - fue la que finalmente seguimos - era subirse a uno de los árboles y hacer la foto… pero lo que no contábamos es que al momento de la misma sólo hubo libre una mano para preparar la cámara, mientras la otra garantizaba la vida. La foto la tomamos desde unos 820 msnm, por eso el volcán no luce tan alto como cuando lo vemos desde la carretera.

Así nos quedó la mentada foto de la cumbre del volcán San Cristóbal, visto de frente. 

La calidad no salió como esperábamos, pero nos dimos cuenta hasta que ya habíamos bajado al suelo. Resumen: no estamos contentos, pero es lo mejor que pudimos hacer para que Ustedes se den una idea de lo imponente que luce el volcán desde ese ángulo. Simplemente sugiere que no intentemos subirlo. Al final del cuento, allá arriba decidimos no continuar porque hay mucho material suelto, sobre todo en la parte final, llegando al borde del cráter; y mejor esperamos que las lluvias de este invierno terminen por lavarlo, para más seguridad.

Desde un árbol, en algún lugar de esa espesura hicimos la foto anterior, a riesgo de un "sopapo" (golpe fuerte), al físico o a la cámara.

Este volcán no se puede subir por su cara principal, que es la vista que se ofrece desde la carretera León – Chinandega, debido a los precipicios arenosos que lo impiden: hay que subirlo desde sus costados, ya sea desde la hacienda Las Rojas, en Chinandega, o desde la comarca El Pellizco, en Chichigalpa. Además los caminos de acceso por el frente, están cortados por profundos "zanjones" muy peligrosos. Por eso es que no hay un sitio idóneo donde podamos verlo de frente y cerca.

Esta es la imagen "neutra" del volcán San Cristóbal, visto desde la carretera León - Chinandega, tomada a 8.5 kilómetros de su base.


Invitamos a Ustedes a visitar Chichigalpa y Apastepe, aprovechen que disminuyen las lluvias y que todo verdea  a ver si encuentran un mejor ángulo para este fotogénico volcán. Les deseamos suerte y siempre cumplan las medidas de seguridad que ya les hemos sugerido.